24/10/12

Comunicado de IS-PSOE tras las elecciones autonómicas del 20 de octubre 2012.


IZQUIERDA SOCIALISTA-PSOE RECLAMA CAMBIOS
Tras la caída electoral en Galicia y Euskadi, Izquierda Socialista llama al partido a realizar una reflexión  en profundidad sobre los proyectos, las estrategias, los equipos y las personas porque el 38 Congreso Federal del PSOE, febrero 2012,  no resolvió todo lo que debía haber resuelto. El partido no logra que la ciudadanía le perciba como una alternativa consistente. Por ello, el PSOE tiene que acometer una reflexión en profundidad sobre su proyecto, estrategia, equipos y personas, y recuperar un perfil de izquierdas que la gente no acaba de ver.
El PSOE debe  tomar nota  del déficit con el que se presenta a la ciudadanía y definir un proyecto con el que lanzar mensajes claros para que la sociedad vea en el partido de los socialistas  a una formación que sabe  a  dónde va y, de esa manera, recuperar  la confianza de los sectores populares que configuran su base social y electoral.
SI NO HAY ALTERNATIVA DE IZQUIERDA LA DERECHA AVANZA
La cuestión de la credibilidad, de la solvencia y de la capacidad de presentar alternativas es algo que nos afecta a todos y no es aplazable. Es urgente buscar ya un foro adecuado en el que trazar una trayectoria clara y resolver las cuestiones pendientes para la Conferencia Política, entre ellas el procedimiento de elección del secretario general o la celebración de primarias.
Se hace necesario conjugar el reconocimiento de la pluralidad interna con una capacidad de interlocución  suficiente para que la ciudadanía perciba un proyecto común y cohesionado. Cuando no se presentan alternativas de izquierda es la derecha la que sigue avanzando. Izquierda Socialista - PSOE se reafirma en sus posiciones, y en ese sentido llama a construir y defender una alternativa de izquierdas  para un estado federal, laico y republicano diferente al preconizado por las políticas de derecha del PP.
Se ha de reconocer que España es plural, que el mapa político de Galicia, Euskadi y Cataluña no es el mismo que el de otras Comunidades Autónomas, porque la realidad económica, social y cultural es diferente.  Allí no valen las recetas elaboradas desde una perspectiva centralista.
El PSOE sigue perdiendo votos, y cada vez de manera mas acelerada, hacia la abstención y hacia otras formulaciones de izquierda ahora mas
nítidamente diferenciadas de las posiciones de la derecha defendidas por el partido popular.
 Los tiempos del bipartidismo han acabado. El PSOE ha de cultivar las alianzas entre las fuerzas de izquierda y progresistas. Esta suma es la
única que podrá desplazar a la derecha del gobierno de las instituciones públicas donde se ha instalado con la pretensión de quedarse. Hay que considerar que el PP es el partido único  de la derecha, de toda la derecha española, y que la actual Ley Electoral opera a su favor.
Es ineludible reforzar la democracia interna en el PSOE si se quiere ser creíbles por parte de la ciudadanía, al mismo tiempo que habrá que poner en marcha reformas electorales, jurídicas y constitucionales.  El refrendo ciudadano de medidas excepcionales en momentos concretos ha de ser un compromiso del PSOE en concordancia con nuestra tradición socialista y de participación ciudadana.
Además, el PSOE debe hacer un esfuerzo por encontrar aliados en Europa, el Mediterráneo y América Latina. Todas las izquierdas reales se necesitan
para poder enfrentar  y vencer democráticamente a las fuerzas hegemónicas del capital internacional que operan con absoluta libertad, desreguladas, llevando al mundo hacia el precipicio de los cuatro jinetes del apocalipsis.
Juan Antonio Barrio de Penagos
Vicent Garcés
José Antonio Pérez Tapias
Portavoces Federales de IS-PSOE

6/10/12

EL HILO DE LA CONTINUIDAD


Antonio García Santesmases


 Luís Gómez Llorente acaba de fallecer esta madrugada y me cuesta mucho hablar en pasado, constatando que ya no está entre nosotros. Han sido tantos años de conversaciones, de diálogos, de debates, que cuesta mucho pensar que ya no contaremos con su fina ironía, con su voluntad de trabajo, con su esfuerzo por pensar una y otra vez los grandes temas que le apasionaban: la escuela pública, la ciudadanía, la laicidad, el movimiento obrero, el legado del socialismo democrático.
Comencé a tratar a Luís en los meses del verano del 79, cuando se produjo un debate de enorme intensidad dentro del socialismo español tras la dimisión de Felipe González como secretario general del PSOE. Comienza en aquel verano la primera Izquierda socialista que Gómez Llorente lideró, con Pablo Castellano, Francisco Bustelo y otros muchos compañeros. En las historias oficiales siempre aparecen como la sombra que permite apreciar con mayor nitidez la luz, o dicho de otra manera, como los que encabezaban una alternativa que fue afortunadamente derrotada y permitió el acceso al gobierno años después.

En esas historias oficiales nunca se profundiza en los motivos de aquel debate. Algunos hemos intentado una y otra vez, con escaso éxito, enmarcar el debate de aquellos meses en un contexto más amplio que lo conectara con las grandes preguntas de la izquierda europea: ¿qué relación hay entre izquierda y poder?; ¿hasta dónde debe llegar un partido socialista para alcanzar una mayoría electoral?; ¿qué consecuencias tiene enterrar la identidad ideológica del socialismo clásico?

Son preguntas que una y otra vez aparecen en los textos de Gómez Llorente, en sus conferencias, en sus charlas, en los debates de aquellos meses y en reflexiones producidas años después. Así como en el fragor de la batalla del 79 encontramos un Gómez Llorente muy preocupado por los peligros del electoralismo, del parlamentarismo, del exceso de concentración de poder en una sola persona… Años después esa preocupación se transforma. Aunque fue uno de los artífices de la Conferencia de Organización y Estatutos que legalizaba las corrientes de opinión dentro del PSOE, no quiso seguir en la política institucional, a pesar de poder encabezar la candidatura por Asturias o poder concurrir si lo hubiera deseado en la lista por Madrid. Se retiró de la política institucional, pero no de la actividad política, no volvió a participar en las querellas internas de partido pero nunca abandonó la lucha por el socialismo.

El lugar en el que encauzó su gran saber, su enorme experiencia, su personalidad, fue el mundo sindical. A través de su militancia en la FETE (Federación de Trabajadores de la Enseñanza), logró seguir día a día los debates sobre la política educativa, sobre la enseñanza comprensiva, sobre los problemas de la desigualdad, analizando los avatares del confesionalismo y del neoliberalismo.

Los lectores de Temas para el debate han podido seguir su aportación a todos estos problemas, unido a su combate por el laicismo. Renace ahí el gran filósofo político que logra conectar la crisis de la democracia con la batalla por la tolerancia, la defensa de la autonomía moral con el respeto a la pluralidad de cosmovisiones morales y religiosas. Poco dispuesto a seguir las modas mediáticas, era obsesivo, sin embargo, en conocer la última disposición de los distintos Ministerios de Educación, en analizar el último documento de la Conferencia Episcopal para poder rebatir con rigor la ideología de la nueva conjunción liberal-conservadora. 

Han sido muchas las ocasiones en las que hemos ido comentando y analizando todos estos temas. La última ocasión fue la preparación de unas jornadas sobre Laicidad y ciudadanía, organizadas por el Partido Socialista de Madrid, en las que ya no pudo participar.

En las próximas horas, en los próximos días, recordaremos su buen hacer parlamentario, su capacidad reflexiva, sus dotes oratorias, su sentido de la austeridad, su respeto por las ideas ajenas. Todo ello es verdad. Gómez Llorente era un gran parlamentario, un magnífico orador, un profesor sin igual, pero era algo más. Con motivo de la exposición sobre Pablo Iglesias, organizada por la Escuela Julián Besteiro, decía Gómez Llorente algo sobre el fundador del PSOE y de la Ugt, decía algo que se le puede aplicar a él mismo: “Si Pablo Iglesias hubiera sido solamente un demócrata, un defensor de los débiles, un pacifista, un defensor del Estado laico, podía haber encontrado curso perfectamente a sus inquietudes dentro de lo que eran, en el esquema de partidos de la Restauración, los partidos radical burgueses. Si Pablo Iglesias hubiera sido solamente esas cosas que he dicho hasta ahora, no habría manera de establecer una diferencia radical con personajes absolutamente nobles como, por ejemplo, Pi i Margall, Azaña o, por referirme fuera de la estricta política, Unamuno”.

Pero añadía Gómez Llorente: “Pablo Iglesias, además del pacifismo y de la democracia, del laicismo y del republicanismo, postulaba un partido de clase y unos sindicatos de clase”. Gómez Llorente era también, en ese sentido, un Pablista convencido. Sería un error, sin embargo, considerar que lo hacía quedando anclado en el pasado sin tener en cuenta el tiempo transcurrido. Para Luís la lectura de los clásicos del socialismo era un ejercicio intelectual que llamaba, que animaba, que incitaba a la reflexión. Por ello, nada mejor para terminar, que recordar lo que decía al presentar una exposición sobre Pablo Iglesias, que organizó en la escuela Julián Besteiro. Se preguntaba Luís: “¿Cuál es el hilo de continuidad con Pablo Iglesias?, ¿por qué estamos aquí esta noche honrándole?” Y contestaba: “Yo estoy seguro de lo que nos une profundamente a Pablo Iglesias, el hilo de continuidad con Pablo Iglesias, es su crítica al concepto liberal de la libertad y de la igualdad. El socialismo surge, desde mi punto de vista, como la crítica a ese concepto liberal de la libertad que había concebido, que había que proteger la libertad de los individuos frente al Estado absolutista y frente a la Iglesia que oprimía las conciencias, y de ahí que toda la concepción liberal camine desde el punto de vista de garantizar los derechos civiles. Pero, el socialismo surge precisamente de una clase que no se siente oprimida sólo por el poder del Estado y por el poder de la Iglesia, sino que se siente oprimida por el poder del dinero, por el poder patronal, por el privilegio social, y que se da cuenta, por lo tanto, de que la libertad real de la mayor parte de los individuos tiene que ser protegida frente al poder del dinero y al poder patronal. Y esto significa también regulación, planificación, control global de la economía. Ese sí es un mensaje subyacente, profundo, que sigue tan vivo en nuestro tiempo como cuando Pablo Iglesias lo afirmaba”.

Es un mensaje, pienso, que hoy ante la actual crisis económica está más vivo que nunca.
Fundación Sistema
05-10-2012

5/10/12

LUIS GÓMEZ LLORENTE HA MUERTO


LUIS GÓMEZ LLORENTE  
(Segovia, 29 de enero de 1939 - Madrid, 04 octubre 2012)
 
Fue uno de los fundadores de la corriente de opinión Izquierda Socialista del PSOE.
Vinculado desde siempre al movimiento de profesores que formuló en su día la ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA DE ENSEÑANZA, contribuyó también en el diseño de las políticas de participación y gestión democrática que forman parte sustancial de la reforma educativa.
Fue el primer diputado por Asturias del PSOE en la democracia y vicepresidente del Congreso en las Cortes constituyentes entre 1977 y 1979. Se enfrentó a Felipe González en el XXXVIII Congreso (mayo 1978) en el que el PSOE renunció al marxismo y, antes del triunfo electoral de 1982, abandonó la actividad pública, volvió a sus clases  y optó por el silencio.
En los últimos años, desde la llegada de Zapatero a la secretaria general, Gómez Llorente se implicó en algunas actividades del partido y se convirtió en el principal teórico del laicismo dentro del PSOE. En materia educativa, su última contribución fue la asignatura Educación para la Ciudadanía  que tiene padre, aunque sea muy silencioso.
Actividad política en la clandestinidad
 Luis Gómez Llorente estudió en la antigua Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid, donde se licenció en la especialidad de Filosofía Pura. Cursó también estudios de Derecho. Fue durante esos años de formación cuando inició su actividad política en la Agrupación Socialista Universitaria, ingresando en 1958 en el Partido Socialista Obrero Español, en el que llegó a ser Secretario de Educación y Formación y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal; así como en la UGT.
 Dedicado a la docencia, impartió clases de Filosofía, en la antigua Universidad Laboral de Alcalá de Henares, después Instituto de Bachillerato "Severo Ochoa" y en el Instituto de Educación Secundaria "Virgen de la Paloma" de Madrid. Como proyección de esta dedicación profesional, Gómez Llorente fue elegido en 1974 Vicedecano del Colegio Oficial de Doctores y Licenciados, formando parte de la candidatura progresista, en una época histórica, la de los prolegómenos de la transición a la democracia en España, en que los Colegios profesionales desempeñaron un papel importante como instrumento y caja de resonancia de la lucha contra la Dictadura.
El XXVIII Congreso Federal del PSOE: nace Izquierda Socialista
 En las elecciones del 15 de junio de 1977 Luis Gómez Llorente fue elegido Diputado por Asturias. Elegido nuevamente Diputado en 1979, fue Vicepresidente Primero del Congreso de los Diputados durante la I Legislatura.
 Persona más inclinada hacia un trabajo interno y callado, el momento de mayor proyección pública de Gómez Llorente ocurrió en 1979 durante el XXVIII Congreso del PSOE, en el que, junto a Francisco Bustelo, Pablo Castellano y otros representantes del ala izquierda del partido, se opuso al pragmatismo socialdemócrata propugnado por Felipe González, encabezando lo que sería más adelante el núcleo alrededor del cual se formó la corriente Izquierda Socialista (IS).
 A su juicio, se estaba abdicando de las señas de identidad propias para acercarse a las preferencias de los segmentos electorales que permiten acceder a la mayoría; se centraba la acción política en el campo institucional abandonando la movilización social; y se concentraba todas las acciones del partido en la exaltación de un único líder que asumiera la imagen y la referencia de la organización.
Gómez Llorente estaba considerado como el primer ´teórico´ de Izquierda Socialista, y reivindicaba el modelo de partido y la estrategia política aprobado en el Congreso anterior de diciembre de 1976. En aquel Congreso se defendía un modelo inédito de socialismo, un socialismo autogestionario, que propiciase un bloque social de progreso con otras fuerzas de izquierda y que definiera una política exterior neutralista para España. Un proyecto que implicaba una labor pedagógica del partido, conectaba el legado marxista con una corriente libertaria que venía del mayo de 1968 y con las izquierdas no claudicantes mas modernas de Europa y otras partes del mundo.
 A su juicio, se estaba abdicando de las señas de identidad propias para acercarse a las preferencias de los segmentos electorales que permiten acceder a la mayoría; se centraba la acción política en el campo institucional abandonando la movilización social; y se concentraba todas las acciones del partido en la exaltación de un único líder que asumiera la imagen y la referencia de la organización.
 Tras la victoria del ala izquierda del PSOE en la ponencia política del XXVIII Congreso en mayo de 1979. la dificultad para formar en aquel Congreso una dirección política del PSOE con la misma orientación y, con el posterior regreso triunfal de Felipe González a la Secretaría General del PSOE en el Congreso Extraordinario de septiembre de 1979, Luis Gómez Llorente abandonó prácticamente la política activa, aunque mantuvo su escaño hasta 1982, renunciando a volver a presentarse en las elecciones generales de ese año, sin renunciar, sin embargo, a su afiliación al partido y a su militancia en Izquierda Socialista.
 Teórico del laicismo
 Tras muchos años de relativo ostracismo, Luis Gómez Llorente volvió a un plano más visible de la labor pública a partir de 2004, multiplicando las conferencias y los artículos tanto en revistas educativas especializadas como en otras más generales de sociología y política, siempre en torno a la defensa de la enseñanza pública y el laicismo. (Véase infra a este respecto el apartado de enlaces externos).
 Obras
 Luis Gómez Llorente ha sido también un historiador del movimiento obrero y socialista. Aparte de obras en colaboración, sus principales aportaciones en este campo son Aproximación a la historia del socialismo español (hasta 1921) (EDICUSA, 1972), Rosa Luxemburgo y la socialdemocracia alemana (EDICUSA, 1975) y Apuntes sobre el movimiento obrero (UGT Confederal, 1992). Es también autor del libro Educación pública (Morata, 2000). Luis Gómez Llorente estaba preparando para el 10 de octubre, una presentación de Pablo Iglesias en el seminario organizado por el PSOE sobre "Grandes figuras del socialismo español vivencias y enseñanzas".
 

2/10/12

IS-PSOE APUESTA NITIDAMENTE POR EL FEDERALISMO.


La Coordinadora Federal de Izquierda Socialista celebrada en Madrid los días 29 y 30 de septiembre de 2012, tras un análisis de la situación política,  ha aprobado por unanimidad la siguiente 
 RESOLUCIÓN:
1º. Ante la crisis institucional desatada en Catalunya en torno a la posibilidad de un referéndum por su independencia, todos debemos ser conscientes de que el enfrentamiento entre la Generalitat y las instituciones del Estado puede ser de imprevisibles e incontrolables consecuencias políticas.
2º. No se puede subestimar ni menospreciar la multitudinaria manifestación (más de millón y medio de personas) del pasado día 11 de septiembre con motivo de la celebración en Barcelona de la DIADA NACIONAL DE CATALUNYA, y del importante incremento de ciudadanos a favor de la independencia, opción minoritaria hasta la sentencia del Tribunal Constitucional, que mutiló gravemente el nuevo Estatut  catalán, fruto del consenso entre la mayoría del Parlament de Catalunya, el Congreso de Diputados y el respaldo  posterior del pueblo catalán.
3º. Los miembros de la corriente Izquierda Socialista estimamos que el problema no es reciente sino que es producto del pacto de la transición que, cediendo a las presiones de los supervivientes de un régimen autoritario y antidemocrático, no llegó a configurar un modelo de Estado federal acorde con la realidad plural de España. Es quimérico pensar que el futuro de España no requiere una profunda transformación del Estado de las autonomías.
4º. Los socialistas somos internacionalistas, y por ello no apoyamos al independentismo que postula la secesión de Catalunya del resto de España. Tanto el nacionalismo españolista como el nacionalismo catalanista comparten la tesis de que a toda nación ha de corresponderle un Estado, y a cada Estado una única nación. Por el contrario, desde planteamientos socialistas afirmamos que España es una nación de naciones, que su realidad es plurinacional. Cataluña, sin duda, es una nación y, por tanto, tiene derecho a la diferencia, pero este derecho no debe ni puede significar diferencia de derechos. Los hechos diferenciales de orden cultural, lingüístico, etc., jamás pueden justificar privilegios de derechos cívicos, sociales o económicos.  Una proyecto federalista para el Estado español entronca con las propuestas federalistas para el futuro de la Unión Europea, así como con el espíritu federalista del municipalismo que desde el socialismo democrático defendemos.
5º. Los socialistas, que tampoco somos defensores de un Estado centralista que no reconozca plenamente la diversidad y pluralidad nacional, cultural y lingüística, hemos de marcar nítidamente las distancias con una derecha que traduce su nacionalismo españolista en políticas neocentralistas contrarias a las que necesita la realidad de una España plural.
6º. Los socialistas hemos de representar una opción para solucionar amistosa y democráticamente la grave situación actual, ofreciendo ante la ciudadanía una propuesta federalista clara y viable. El federalismo defendido tanto desde el PSOE como desde el PSC responde a lo que entendemos como “federalismo cooperativo”, capaz de articular la diversidad del Estado desde el máximo reconocimiento de las legítimas diferencias de sus territorios, a la vez que garantizando la igualdad de derechos de las ciudadanas y ciudadanos. Tal concepción federalista ha de ser capaz de asumir derechos históricos que en la misma Constitución española encontraron amparo, y de generar nuevas estructuras de coordinación interterritorial, un eficaz reparto de competencias y un equilibrado y justo sistema de financiación. Un pacto federal debe conducir a la necesaria reforma de la Constitución, con la reforma del Senado como pieza fundamental, de manera que en la configuración de un Estado plurinacional logremos el reconocimiento de las identidades nacionales, las posibilidades de máximo autogobierno, a la vez que la cohesión social y solidaridad interterritorial que reclaman los derechos de la ciudadanía.
7º. La Coordinadora Federal de Izquierda Socialista dará a conocer dentro y fuera del Partido su posición a favor de un proyecto federalista para España, contribuyendo en todo lo que haga falta al debate sobre la misma entre la militancia y con la ciudadanía.
8º. Los Portavoces Federales de la corriente solicitarán asimismo entrevistas con los representantes de UGT, CCOO y otros sindicatos de clase para hacerles llegar esta Resolución, y estimularles a apoyar la propuesta de un genuino federalismo, pues los trabajadores y asalariados de toda condición, que son la mayoría de la ciudadanía, tienen mucho que decir y decidir en este tema.
Madrid, 30 de septiembre del 2012                             
Coordinadora Federal de la corriente Izquierda Socialista del PSOE y del PSC

EQUIPOS DE TRABAJO DE IS-PSOE.


ACUERDO DE LA COORDINADORA FEDERAL DE IS-PSOE. Madrid 30-09-2012
1.- PORTAVOCES FEDERALES DE IS-PSOE
              Juan Antonio Barrio, IS Madrid
              Vicent Garcés, IS País Valenciano
              José Antonio Pérez Tapias, IS Andalucía
2.- COMISIÓN PERMANENTE DE COORDINACIÓN
              Pepa Pellicer, miembro del Comité Federal del PSOE, IS País Valenciano
              Juan Antonio Barrio, miembro del Comité Federal del PSOE, IS Madrid
              Manuel Mata, miembro del Comité Federal del PSOE, IS País Valenciano
              Vicent Garcés, eurodiputado, IS País Valenciano
              Andrés Perelló, eurodiputado, IS País Valenciano
              Juan Antonio Pérez Tapias, IS Andalucía
              Pau Sanromán, Esquerra Socialista de Catalunya
              Ana Isabel Ferreras, alcaldesa de Gradefes, IS Castilla-León
              Lucas Aguilar, Juventudes de Izquierda Socialista, IS País Valenciano
3.- COMISIÓN DE ARTICULACIÓN
              Pepe Manzanares, IS Madrid
              Jorge Parada, IS Galicia            
              Miguel Manzanares, IS Andalucía
              Mª José Sáez Vilches, IS Andalucía 
              Fernando Martínez, IS La Rioja
4.- COMISIÓN DE COMUNICACIÓN
              Pepe Tamarit, IS Almansa
              Sonia González, IS Albacete  
              José Antonio Cascallana, IS León  
              Julián Melero, IS Madrid
              Fernando Vargas, IS País Valenciano